Sorpresa en el CERA.

A principios del año 2016, con la restricción que se producía en la categoría GT, que afectaba a los Porsches que habían dominado el nacional de asfalto durante las temporadas anteriores, se habría la puerta a nuevos candidatos a optar por la victoria, principalmente a los vehículos de la categoría R5.

Sin embargo, saltaba la noticia de la llegada de un nuevo equipo semi-oficial al campeonato, y es que se producía una alianza entre RMC – Mitsubishi y la compañía Repsol, cuyos pilotos serían Cristian García, que había realizado el campeonato de 2015 al completo bajos los colores del preparador de Caboalles tras haber ganado la Bk RMC con el Fiesta R2 en 2015, el joven Jan Solans que a pesar de su juventud, se corono como campeón del Grupo N y el ya experimentado Alberto Monarri. Se añadía así otro vehículo a la lucha por la victoria, el Lancer Evo X R4.

Carrera tras carrera, Cristian fue mostrándose como uno de los pilotos a conseguir el título final, a base de un gran ritmo del aragonés y fiabilidad del vehículo Nipón. Hasta que finalmente se hacía con su primer título absoluto con tan solo 25 años.

De cara a este 2017, la pretemporada se ha visto más movida que en anteriores ediciones con la oleada de R5 que se predisponen a disputar el CERA. Sin embargo, cuando el mundo del motor daba por hecho la continuidad del equipo Mitsubishi-Repsol, incluso Roberto Méndez, el preparador de los vehículos, hace escasos días se conocía que finalmente no será así, dejando por tanto al piloto en título sin un programa definido para poder luchar por su segundo entorchado.

Sin comentarios

Deja un comentario